Nunca antes, algo más justo. Por Fernell Ocampo

 DSC0452 

Foto archivo miviterbo.com

Realmente sin méritos, recientemente fui invitado a la inauguración de la nueva sede del CUERPO DE BOMBEROS. Todo un derroche de elegancia y buen gusto digno de un acto de sentimiento cívico. Qué alegría poder comprobar cómo una Institución que ha servido de manera activa y desinteresada durante 65 años, recibe finalmente el tratamiento debido a su entereza.

Acto sencillamente impresionante de reconocimientos y ascensos. Ceremonia sobria, elegante que cumplió con todos los cánones que enmarcan tal actividad. Tiempo de servicio, méritos académicos, colaboración con la Institución todo un derroche de justos agradecimientos. Personas sencillas de grandes méritos y que nunca han hecho alarde de su quehacer. Didier Torres, Albeiro Agudelo, Libardo Flores, Guillermo Murillo, Manuel Zapata, Pedro Díaz.

Las autoridades municipales se hicieron presente como colofón a las gestiones realizadas para tal fin.

Capítulo importante en la historia de Viterbo, la inauguración de la NUEVA SEDE DEL CUERPO DE BOMBEROS VOLUNTARIO que ha sabido mantener en alto su lema de servicio a la comunidad VALOR, ABNEGACIÓN Y DISCIPLINA. Y como cierre de acto, el precioso Himno del Honroso Cuerpo de Bomberos.

Reconocimiento y eterno agradecimiento a quienes iniciaron la actividad por allá por el 1954, la Institución ahora sólo es tributo a su primigenia gestión. NUNCA ANTES, ALGO MÁS JUSTO