De la avaricia

avaricia2

Ilustración tomada de Internet

Ya hemos hablado de ricos, pobres y miserables. Que rico es quien teniendo una necesidad o queriendo darse un gusto tiene cómo hacerlo. Que pobre es aquel que teniendo una necesidad o queriendo darse un gusto, no tiene cómo hacerlo y que miserable es aquel que teniendo una necesidad o queriendo darse un gusto y teniendo con que, no lo hace.

 

Bien, de eso no hablemos. 
Pero tomemos al miserable: a este se le da el título de avaro y al respecto existe un imaginario:
Por qué me critican por ser avaro? Todo el mundo sabe que, cuando muera, dejaré cuanto tengo para obras de beneficencia - le preguntó un rico a un amigo.
- Bueno, déjame que te cuente lo que respondió la vaca al cerdo cuando este se lamentaba un día de lo poco popular que era. "La gente siempre habla de tu gentileza y tus ojos bondadosos", dijo el cerdo. "Ya sé que das leche y crema, pero yo doy más: tocino, jamón, cerdas ¡hasta mis patas las ponen en salmuera! No obstante, a nadie le gusto. ¿Por qué será? La vaca se quedó pensativa unos instantes y luego repuso: "Pues, quizá sea porque yo doy cuando aún estoy viva".
El que lo entendió, entendió. Y...así existen muchas personas en nuestra comunidad.