Reflexión sobre el papel de la Iglesia Católica en la fundación de Viterbo

A raíz de la iniciativa del H. Concejal Luis Carlos Bedoya Cortés a fin de hermanar las ciudades de Viterbo en la región del Lazio en Italia, y nuestro amado municipio de Viterbo, Caldas, Colombia, resulta oportuno en esta sesión de los concejalitos, y con el debido respeto para aquellas personas de otros credos religiosos diferentes al nuestro, refrescar nuestra memoria fidedigna en el papel desempeñado por la Iglesia Católica Caldense y Colombiana en nuestro devenir histórico.

La idea de la fundación de Viterbo tiene su origen en el primer Obispo de la Diócesis de Manizales Monseñor Gregorio Nacianceno Hoyos Yarza, quién le encomendó al recién nombrado párroco de Apía, presbítero Nazario Restrepo Botero, la fundación de un pueblo a orillas del rio Risaralda y que sirviera como punto equidistante entre Caldas y el océano Pacifico chocoano así como entre Medellín y Cali.

Cómo el sacerdote Nazario Restrepo tenía gran amistad con monseñor Francesco Ragonesi, oriundo de Viterbo (Italia), Delegado Apostólico en Colombia de su Santidad el Papa Pio X (1.903-1.914), le dió la grata noticia de la fundación de un pueblo que llevaría el nombre de Viterbo en homenaje a la ciudad natal del Nuncio.

Como dato investigativo sobre el Viterbo Italiano, quisiera agregar en esta reflexión, que allí existió un antiguo Palacio Papal donde pasaban sus vacaciones los pontífices romanos en el siglo XIII, de la misma manera como ocurre hoy en día en la ciudad de Castelgandolfo, para tomar sus merecidos descansos. Así mismo, Viterbo fue sede papal por 24 años desde 1.257 hasta 1.281. E igualmente se dice que allí tuvieron su origen los cónclaves, es decir, las reuniones de cardenales para elegir al papa de la cristiandad, tal como se conoce hoy en día. Como otro dato curioso, allí se celebró el conclave más largo de la historia del catolicismo entre 1.268 y 1.271 para la elección del papa Gregorio X. En conclusión, en Viterbo, Italia, reinaron los pontífices Urbano IV, Juan XXI, -quien murió en el edificio al derrumbarse su estudio-, Nicolás III y Martín IV.

Por último, cabe recordar que durante la visita del Papa Pablo VI a Colombia en 1968 compareció en Viterbo en acto oficial el Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Jean Villot, lo cual se constituyó en todo un acontecimiento para la región y que recientemente, en febrero de 2.011, también vino a Viterbo en visita privada e intempestiva, el Nuncio Apostólico de la Santa Sede en Colombia, monseñor

Aldo Cavalli, quien ejerció como delegado papal entre los años 2.007 y 2.013, a fin de testimoniar el gran afecto del Vaticano hacia nuestro municipio en el primer centenario de su fundación.

Como colofón de esta reflexión, no sobra recordar que dos entidades educativas de Viterbo de reconocido prestigio como son las Instituciones La Milagrosa y el Nazario Restrepo llevan la impronta de la Iglesia, ya que la primera de ellas fue fundada en 1952 por iniciativa del párroco Elías Duque Hencker para que fuera regentada por las Hermanas Vicentinas y la segunda por el padre Luis Díez Mesa coadjutor de la parroquia y primer rector en 1955, siendo párroco e impulsor del mismo proyecto el presbítero Carlos Giraldo Vélez

Como pueden ver queridos concejalitos en su día institucional, este concejo que instauró ésta efemérides los felicita y los exhorta para que sigan con estas inquietudes de memoria, trabajo y servicio a la comunidad.

NELSON HINCAPIÉ L

Concejal del Municipio

Viterbo, 31 de mayo de 2019.